martes, 11 de junio de 2013

PASEO


PASEO

Mis pies se deslizan tranquilos
Sobre el asfalto mojado.
El cielo lanza suspiros,
Las nubes otorgan encanto.

Mis ojos no están llorando,
Son gotas de lluvia salada.
De mi vestido rasgado
Gotean deseos y miradas.

Mil trocitos de cristal
Clavados en el corazón.
En cada uno un recuerdo,
En cada uno un dolor.

Unas penas afiladas
Dignas de un tango de salón.
Enrevesado pensamientos,
Secuestrando a la razón.

Cuando la ciudad duerme
Por esta calle vacía
Camina mi alma soñadora,
Camina y acaba perdida.

Espíritu libre del viento 
Con el corazón herido.
Los cristales no se van
Y nadie se queda conmigo.

Con la tinta de mis venas
Brotando por las esquinas
Te escribiré unas palabras
Recordándote que sigo viva.


No hay comentarios:

Publicar un comentario