martes, 11 de junio de 2013

CONFESIÓN


CONFESIÓN



Ya nada me importa realmente 
en esta vida infernal.
Decidí ser sincera de repente.
Decidí ser valiente y arriesgar.

Te regalo mis labios
Por si te entran ganas de besar.
Te regalo los fragmentos
De mi corazón derruido,
Y los retales de un alma
Que no sabe su camino.

Quédate sin más mis silencios,
Que vagan solos por esta fría ciudad.
Esculpe figuras de marfil en mis huesos,
Cuida de mis lágrimas de cristal.

No te lo estoy ofreciendo,
No me estoy vendiendo al mejor postor.
Te estoy regalando mis sueños,
Mis sonrisas, mis alientos,
Mis gritos rasgados de tanto dolor.

Guarda en esa caja de madera de naranjo
El aroma de su flor que me perfuma.
Deja junto a ella mi espada
De ilusiones naufragadas
En ese enorme mar de espuma.

Quédate las palabras de mi boca,
Quédate mi mirada al despertar.
Te lo doy todo, mi sangre y mi vida,
Y estas locas neuronas que por ti morirán.


No hay comentarios:

Publicar un comentario