martes, 11 de junio de 2013

CENIZAS

Nota: fragmento de un poema más largo. 

CENIZAS
[..........]

Pero al igual que en los dramas 
de labios helados y almas perdidas
la amistad acabó ahogando versos,
transformando en bruma las mentiras

Esta aprendiz de escritora
acabó escaldada, dolorida.
Y entre lloros y lamentos
escribí esta canción de despedida:

Un sueño que nunca acaba.
Un reloj que se paró.
Una lluvia que no moja.
Un saludo, un adiós.

Un teléfono que calla.
Una copa sin romper.
Un enorme mar de plata.
Una lágrima en mi tez.

Un aguijón en mi alma.
Un tramo por recorrer.
Un futuro aún lejano.
Un bordado que coser.

La furia de una ventisca.
La pluma de una lechuza.
Miradas que no fueron mías.
Palabras que no fueron tuyas.

De noche la luna se hiela.
De día el sol se derrite.
Recuerdos venidos de fuera.
Pasados que nos definen.

Una muerte deseada.
Una vida dolorosa.
Y aquella espina clavada
que proviene de esa rosa.

Un instante que no olvido.
Algo que me martiriza.
De mi boca un suspiro.
De tu recuerdo cenizas.


2 comentarios:

  1. Un sueño que nunca acaba.
    Un reloj que se paró.
    Una lluvia que no moja.
    Un saludo, un adiós. Precioso, a la vez que cruel como la vida misma.
    Polvo y lluvia de estrellas al mismo tiempo caídos.
    Salud¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es parte de un poema mucho mas largo, ganador de un concurso. Prefiero no ponerlo entero por cuestiones personales que sonarían ridículas si las explicase XD

      Eliminar